Ir al contenido
Portada » Blog » Novelas Ligeras » Hachinan tte, Sore Wa Nai Deshou! » Hachinan Tte, Sore Wa Nai Deshou! Volumen 1 Capítulo 9

Hachinan Tte, Sore Wa Nai Deshou! Volumen 1 Capítulo 9

Capítulo 9 - Cada día en el bosque.

“Me voy al bosque”. (Wendelin)

“Cuidado con los osos y los lobos”. (Arthur)

Hace una semana que traje a casa esas pintadas, y últimamente mi padre está muy animado.

Creo que es justo que me lleve gran parte del mérito.

Aunque todavía soy un niño de seis años, y en general se me considera inmaduro, estaba aportando más de lo que me correspondía a la familia.

Al principio todos pensaban que era imposible que fuera útil, pero ahora salgo todos los días a cazar pintadas, que tienen fama de ser difíciles de cazar (incluso para los cazadores profesionales).

También busco alimentos, y a menudo encuentro fresas silvestres, boniatos, plantas silvestres comestibles y algunos otros ingredientes interesantes.

Desde que empecé a llegar a casa con una recompensa todos los días, mi reputación con mi familia ha mejorado drásticamente.

Parece que no era el único que estaba descontento con comer pan negro y sopa de verduras salada en cada comida.

Sin embargo, incluso con mi nueva popularidad no puedo confiar en vivir en este pueblo indefinidamente.

Desde que ampliamos las tierras de cultivo, a la mayoría de los aldeanos se les ha asignado trabajo agrícola.

Como resultado, menos gente tiene el tiempo libre necesario para poder cazar y recolectar en el bosque.

El hecho es que el pan es el alimento básico de nuestro pueblo, así que tenemos que asegurarnos de tener una buena cosecha de trigo cada año.

Cuando el padre consideró esto junto con el aumento de la población, creyó necesario reasignar a los trabajadores de la caza y la recolección a la agricultura.

Después de todo, el territorio no puede permitirse que su preciosa mano de obra muera en el bosque.

Por ello, soy prácticamente el único al que se le permite entrar en el bosque.

Todos los demás niños están ocupados ayudando en los campos, o están ocupados con los asuntos de la familia.

Enviar a un niño fuera puede ser peligroso, pero como soy el octavo hijo, no hay ninguna pérdida real incluso si muero.

No sé qué pensar de los nobles que tienen que depender de la capacidad de ganarse la vida de un niño de seis años, pero apostaría a que es una realidad cotidiana para muchas familias en este mundo, no sólo en los hogares nobles pobres y de bajo rango como el mío.

Pienso ir a la ciudad cuando sea mayor. Sólo puedo esperar que la vida sea más fácil allí.

No obstante, seguiré cazando y recolectando, aunque sólo sea para añadir algo de variedad a mi propia dieta.

Si persisto, puedo garantizar que siempre tendré una gallina para cenar con una guarnición de verduras silvestres.

También puedo utilizar las fresas silvestres para hacer mermelada para ese aburrido e insípido pan negro.

Además de toda la comida que puedo recoger, soy libre de practicar la magia a mi antojo en el bosque.

No puedo practicar una magia de combate llamativa, así que me limito principalmente a la magia de apoyo que refuerza y fortalece mi cuerpo, así como a la magia de recuperación y curación para reponer mi energía cuando estoy agotado.

Con mi magia de detección buscando activamente animales salvajes amenazantes, avanzo en las profundidades del bosque.

Hoy he decidido probar un nuevo hechizo de uno de los libros de magia del estudio.

Este nuevo hechizo, “Informe”, se supone que informa al usuario si algo de valor entra en su rango.

Después de activar el hechizo, noté que una luz tenue y delgada surgía en varios lugares.

Tras una inspección más detallada, la luz brillaba en las enredaderas de *ñame silvestre que se extendían desde el suelo alrededor de la base de un árbol hasta sus ramas.


*(N/T Vastolord: Ñame [del fulani, nyami, comer] es el nombre dado a un grupo de plantas con tubérculos comestibles del género Dioscorea, principalmente Dioscorea alata y Dioscorea esculenta).


También crecían naturalmente algunos *acónitos alrededor de la zona.


*(N/T Vastolord: El acónito es una planta herbácea de tallos erguidos, hojas palmeadas, flores azules o blancas y raíz fusiforme. “El acónito resulta venenoso cuando la semilla ha madurado”).


Parece que el hechizo resalta la ubicación de ciertos objetos valiosos al iluminar tenuemente el cuerpo físico de cualquier objeto en el campo de visión del usuario.

Aunque el ñame silvestre es una fuente de alimento válida, el acónito no es especialmente útil.

Es una planta venenosa que a menudo se utilizaba como ingrediente en los venenos que eran populares entre los asesinos.

En mi mundo anterior había oído que ciertos venenos tenían usos medicinales si se preparaban correctamente, o si se administraba la dosis adecuada, pero decidí dejarlo por el momento dado que no puedo encontrarle un propósito útil en este momento.

En su lugar, desentierro los ñames silvestres utilizando [Excavar], un hechizo que encontré en mi libro de hechizos intermedio.

Excavar es una forma de magia de tierra, pero la he mejorado añadiendo algunas características personalizadas de mi propio diseño.

En mi mundo anterior, si un niño de seis años se ponía a desenterrar un ñame silvestre por la mañana, a falta de herramientas u otra ayuda, ya estaría oscuro para cuando terminara.

Cuando por fin conseguí sacarlo de la tierra, me sorprendió gratamente comprobar que el ñame era bastante grande, con una longitud de unos dos metros.

Esto realmente refuerza el hecho de que no hay mucha gente que entre en el bosque.

Aunque es un ñame silvestre impresionante, es tan grande que resulta engorroso, y sería incómodo intentar llevarlo tal cual está.

Tampoco tiene sentido venderlo, así que lo parto en dos y meto los trozos en mi mochila.

A continuación, me encuentro con dos pintadas, que derribo y recojo con destreza.

Mi otra tarea es llenar mi mochila con plantas silvestres comestibles y *akebia.


*(N/T Vastolord: Akebia quinata. Conocida popularmente como “chocolate vine”, es un arbusto nativo de Japón, China y Corea).


“Pero no puedo entender el ecosistema de este bosque…” (Wendelin)

No se puede decir que sea chocante que este bosque me resulte extraño.

No es que esperara encontrar un bosque japonés propiamente dicho en un mundo diferente.

Pero este lugar tiene una flora o fauna extraña que dudo que haya existido en mi mundo anterior.

Dejando a un lado esas anomalías, los pinos, cedros y árboles de hoja ancha; los conejos, jabalíes, osos y lobos; los ñames silvestres, las plantas silvestres comestibles y la akebia… eran inmediatamente reconocibles.

Sin embargo, incluso estas vistas, que deberían resultarme tan familiares, se presentan con un telón de fondo plagado de sutiles idiosincrasias que hacen que toda la escena parezca un caos.

Aun así, el bosque es exuberante y abundante.

Algunos podrían llamarlo la bendición de estar en la naturaleza.

Con casi todos los aldeanos ocupados en la agricultura, los únicos que cazan y recolectan con frecuencia (aparte de mí) son los cazadores profesionales.

Debido a que la fauna local más agresiva supone una amenaza, muchos dirían que es imposible que un solo hombre pueda recolectar con seguridad algo en el bosque.

Por ello, los profesionales sólo entran en el bosque en grupos de dos o más personas.

“Incluso los cazadores profesionales parecen cazar en un bosque diferente cerca de su casa”. (Wendelin)

Así que, excepto las pocas veces al año en las que los aldeanos se reúnen en grupos y van a buscar comida en masa, la gente parece que raramente entra en este bosque.

Es un desperdicio, pero como es posible predecir los rendimientos de las granjas con relativa exactitud, y como esos rendimientos se convierten en valiosos ingresos fiscales, tiene sentido dar prioridad al trabajo agrícola.

En cambio, la generosidad de los bosques se considera una bendición de la naturaleza.

Por esa razón es difícil de aplicar impuestos, así que no culpo a los nobles por no darle prioridad.

Supongo que es un movimiento bastante racional para un noble.

Como nuestro territorio está aislado en la frontera, y el comercio con otros territorios es escaso, no podemos permitirnos ser menos que autosuficientes sin plantear la posibilidad realista de morir de hambre.

“Lo siguiente es…” (Wendelin)

Continúo buscando los elementos destacados por [Informe], y finalmente me encuentro con un árbol que contiene algún tipo de fruta fresca que se parece mucho al níspero.

Desde luego, parece de la familia de los nísperos.

Seguro que en este mundo también lo llaman níspero.

Examino la fruta en busca de veneno utilizando un hechizo que había aprendido y al no detectar ninguno, pelo la cáscara y pruebo un bocado.

El dulce sabor del jugo de la fruta se extiende poco a poco por mi paladar.

Siguiendo adelante, recojo una serie de frutas que se parecen al akebi y al caqui.

Dado que la fruta está madura en los árboles, esperaría que fuera otoño, pero no lo parece.

Si tuviera que adivinar, diría que es el final de la primavera o el principio del verano.

Cuando compruebo en mi libro de referencia cuáles son los árboles que deben dar fruto, lo único que encuentro es una breve frase: “Las estaciones en las que cada árbol da frutos varían según la especie del árbol”.

En otras palabras, los árboles dan fruto tanto en primavera como en verano.

Además, en este mundo, algunos árboles se marchitan en invierno (incluso sin nevadas), mientras que otros sólo dan frutos en invierno.

Esto no es del todo inesperado dado el clima de la parte sur del continente.

Sin embargo, me parece que la dieta es inusualmente monótona dada la abundancia de ingredientes disponibles en el bosque.

Pero no puedo hacer nada al respecto como niño, así que lanzo una serie de hechizos y me apresuro a llegar a casa a tiempo para que mi cosecha sirva para la cena de esta noche.

“Buen trabajo”. (Johanna)

Le entrego la cosecha a mi madre.

Mientras disfruto de la cena con dos guarniciones adicionales, mi padre comienza a hablarme abruptamente.

“El cazador Efens dice haber visto un cadáver que habla”. (Arthur)

“¿Es eso realmente cierto, padre?” (Kurt)

Mi hermano mayor, Kurt, no pudo contener la sorpresa en su voz.

“Sí, era una víctima de hace cinco años”. (Arthur)

Hace cinco años, en un intento de abrir el Bosque Demoníaco para su desarrollo, el Margrave Breithilde levantó un ejército y entró en el Bosque Demoníaco.

Al final el ejército fue derrotado, sufriendo grandes bajas en el proceso.

Fue una suerte que mi padre no estuviera presente, pero tuvo que permanecer en el territorio para mantener el orden público.

Esto sólo se permitía porque casi 2.000 soldados del Margraviato se habían unido al ejército, por lo que su asistencia personal no era necesaria.

Pero mi padre no podía ignorar la llamada a las armas de su señor, así que ordenó a mi tío abuelo que dirigiera una fuerza de 100 soldados del territorio para reforzar la fuerza expedicionaria.

Sólo regresaron 23.

Mi tío abuelo no estaba entre ellos.

La población del Territorio del Caballero Baumeister aumenta muy gradualmente año tras año, por lo que la gravedad de perder 77 hombres en la flor de la vida no puede ser subestimada.

Es la pérdida de estos hombres lo que ha llevado al territorio a su estado actual, donde casi todos los aldeanos se ven obligados a dedicar su tiempo a la agricultura.

Y como me aventuro a salir por mi cuenta a cazar y recolectar, la aparición de este cadáver parlante tuvo importantes implicaciones en mi día a día.

El anterior Margrave Breithilde y unos 1.925 soldados nunca regresaron de la expedición.

La teoría predominante entre el pueblo es que casi toda la fuerza había sido aniquilada.

“¿Los monstruos no muertos causarán estragos en nuestro territorio después de todo lo que ha pasado…?” (Wendelin)

“Los cadáveres parlantes son preferibles a otros monstruos no muertos. Los zombis son mucho más difíciles de someter”. (Arthur)

Es sabido que los monstruos no abandonan sus dominios, pero los monstruos no muertos son una excepción.

Esto se debe a que originalmente eran humanos, por lo que algunos individuos intentan instintivamente volver a su hogar incluso después de convertirse en monstruos.

Según el libro ilustrado que encontré en el estudio, los zombis y otros monstruos de este tipo se mueven sólo por instinto.

Son una existencia problemática que supone una grave amenaza para los humanos cuando aparecen.

Como tales, deben ser sometidos inmediatamente.

Se mueven con lentitud y son extremadamente susceptibles al fuego, así que basta con empaparlos en aceite y aplicarles una llama para que estén acabados.

Sin embargo, un cadáver parlante debe ser tratado caso por caso.

Hay algunos casos en los que el monstruo se vuelve más feroz ante una muerte (más permanente).

Si eso ocurre, el único recurso es quemarlo como se haría con un zombi.

En otros casos, los muertos parlantes pueden hablar con otros como un ser humano normal (de ahí su nombre) y morirán pacíficamente si se cumplen sus peticiones.

Los sacerdotes y ciertos clérigos son capaces de comunicarse con ellos en un nivel básico, pero incluso una persona común puede ayudarles a encontrar la paz si el monstruo y la persona están en la misma sintonía.

“¿Debemos llamar al sacerdote?” (Kurt)

“El sacerdote Meister tiene malas caderas por la edad. Es imposible iniciar una búsqueda significativa del cadáver parlante si ni siquiera sabemos su paradero general.” (Arthur)

Como esta tierra es tan remota, el sacerdote que sirve aquí fue enviado desde la sede de la iglesia en la capital real.

Pero es un anciano, de más de 80 años, y vino solo.

Tampoco había hermanas que le siguieran, así que unas cuantas ancianas del territorio han estado ayudando al sacerdote a llevar a cabo las diversas tareas de la iglesia.

Además, hay muy pocas personas religiosas en el Territorio del Caballero Baumeister.

Sólo he participado en las asambleas de la iglesia unas pocas veces (y en contra de mi voluntad).

Sin embargo, parece que hasta que nuestro viejo sacerdote no haya sido llamado al cielo, no se enviará un nuevo sacerdote.

“Wend, por eso debes tener cuidado cuando entres en el bosque. Al final, existe la posibilidad de que los monstruos se salgan de su territorio”. ( Arthur)

Mientras escuchaba la explicación de mi padre (sorprendentemente irresponsable), sentí en mi interior la chispa de la fascinación por ese cadáver parlante.

Vastolord

Esta traducción fue realizada por Vastolord-sama (Lucho) para todos los queridos lectores/as, espero que disfruten de mis traducciones y de la web. Si mi trabajo es de su agrado, les pido que compartan en sus redes sociales, así de esta manera, me motivan a seguir con todo esto. Y no olviden comentar abajo. ¡Saludos cordiales!

Vastolord

Déjame tu correo y te mantendre informado cada vez que suba contenido!

Mis redes sociales!

navegación de capítulos

Comparte en tus redes sociales!
error: ¡No permitido!