Ir al contenido
Portada » Blog » Novelas Ligeras » Hachinan tte, Sore Wa Nai Deshou! » Hachinan Tte, Sore Wa Nai Deshou! Volumen 1 Capítulo 16

Hachinan Tte, Sore Wa Nai Deshou! Volumen 1 Capítulo 16

Capítulo 16 - Decidido a estar solo.

“Oye, ¿no es ese el más joven de los Baumeister?” (Aldeano)

“¿Te refieres a Sir Wendelin?” (Aldeano)

“¿Me pregunto qué estará haciendo?” (Aldeano)

“Quién sabe. He oído que es bastante vago, pero incluso un niño de su edad sería útil si lo pusieran a trabajar en el campo.” (Aldeano)

“Como es el hijo del señor se sale con la suya mientras no moleste a su papi”. (Aldeano)

Ha pasado un mes desde que Kurt y Hermann se casaron y mis otros hermanos dejaron la casa.

En este momento estoy corriendo por un campo en una parte del territorio que aún no ha sido urbanizada.

Los granjeros hacen comentarios cuando paso a su lado.

Van de camino a los campos para la jornada.

Estos días, el rumor que prevalece sobre mí en el territorio es que soy un niño egoísta que no mueve un dedo para ayudar a su familia.

Mi padre y Kurt no se atreverían a decir eso, así que no estoy seguro de cómo empezó el rumor.

Puede que piensen que soy un niño perezoso de siete años, pero el desarrollo de las tierras de cultivo y las zanjas de riego en las que se pasan todo el día trabajando podrían hacerse en un instante tomando prestada mi magia.

Después de todo, ya domino la mayoría de la magia básica e intermedia.

También soy bastante capaz cuando intento hacer magia avanzada.

Cavar una zanja o aplanar un campo con magia de tierra sería una nimiedad.

Cabe mencionar que sólo un puñado de humanos podría hacer esa afirmación con la cara seria.

Sólo un mago de alto rango puede demostrar hazañas tan impresionantes.

Dicho esto, ni padre, ni Kurt, ni nadie en este territorio tiene un conocimiento exacto de todo el alcance de mis habilidades como mago.

Si lo hicieran no estarían aun decidiendo si pedir o no mi ayuda y probablemente estaría ahora mismo cavando una acequia.

Pero, por lo que sabe mi familia, soy un mago corriente que refuerza su cuerpo y sus habilidades físicas con la magia para cazar pintadas en el bosque.

Tal vez por eso, hace poco me dieron permiso para ir a donde me plazca durante el día.

Por supuesto, en realidad no podrían impedirme hacer lo que me plazca de todos modos, ya que el Territorio del Caballero Baumeister es vasto y el número de observadores de búsqueda es escaso.

La única zona que nuestra gente conoce es la que rodea a los tres pueblos que suman una población de ochocientas personas.

En realidad, se trata de una pequeña zona al pie de las montañas que bordean las aldeas por el norte y el oeste.

En esta pequeña zona, la pradera y los bosques han sido despejados y convertidos en tierras de cultivo, que los aldeanos utilizan para alimentarse.

Eso significa que la gran mayoría del territorio, que es la enorme franja de tierra al este y al sur, sigue sin desarrollarse.

Una buena parte de esta zona está ocupada por el Bosque Demoníaco, que comienza a unos cientos de kilómetros y se extiende hasta la costa, donde desemboca en el mar.

La tierra asignada por derecho al Territorio del Caballero Baumeister tiene el potencial de convertir a la Casa Baumeister en una de las familias nobles más ricas del sur del reino.

Si se pudiera desarrollar completamente, claro.

Sin embargo, cuando se trata de desarrollar nuestro territorio, es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Mi padre ha dicho en muchas ocasiones que el mar es la mejor manera de liberar el potencial de este territorio.

Pero cualquier camino hacia el mar tendría que pasar por el Bosque Demoníaco.

El coste inicial de abrir un camino hacia el mar sería bastante alto, pero el verdadero asesino sería el coste regular de mantenimiento necesario para asegurar que el camino no sea reclamado por el bosque primordial.

Sin embargo, dado que ningún noble tendría motivos para impugnar nuestra reclamación de la tierra recién desbloqueada, dicho camino nos permitiría establecer un puerto para facilitar el comercio y el transporte marítimo, así como un monopolio de facto sobre los numerosos productos que se pueden obtener del mar, como el pescado y la sal.

La sal, especialmente, sería una gran ayuda para nuestro territorio si pudiéramos producirla nosotros mismos.

En realidad, nuestro territorio es adyacente al mar, pero normalmente compramos la sal a las caravanas que nos visitan haciendo el peligroso viaje a través de las montañas.

Aunque el precio es justo, dado que los mercaderes tienen que soportar importantes costes logísticos, sigue siendo un precio muy superior al del mercado para la sal y otros productos básicos.

Lo que explica por qué nuestra sopa sólo contiene una pizca de sal.

Oh, bueno, así es el Territorio del Caballero Baumeister.

No es de extrañar que intente ampliar mis horizontes.

Cada mañana empiezo mi día con una ligera práctica de espada.

Después de la práctica, desayuno un poco y luego empaco dos pequeños trozos de pan integral como almuerzo y salgo.

Ya se han completado las primeras etapas de desarrollo en las tierras de cultivo ampliadas y la construcción de un canal de riego, por lo que la gente tiene más tiempo libre para ir a cazar.

Como el trabajo diario es menos intenso, padre y Kurt pueden turnarse para supervisar la labor agrícola.

Como resultado, en un día cualquiera, al menos uno de ellos puede ir al bosque a cazar y recolectar.

Supongo que tener pintadas como plato principal de la cena cada noche es menos delicioso si tienes que tragarte el orgullo y aceptar que las ha cazado un niño de siete años.

Dicho esto, las pintadas son aves bastante difíciles de capturar incluso para los cazadores profesionales.

Por eso, los días que no puedo cazar ninguna me aseguro de llevarme a casa dos o tres conejos de las praderas.

La parte sur de nuestro territorio está cubierta por praderas y bosques indómitos y muy poco más.

Si bien esto es la fuente de las mencionadas dificultades en el desarrollo del territorio, la parte positiva es que hay una abundancia de fauna silvestre para cazar en mi camino de regreso a casa cada noche.

“Entonces, hoy visitaré el Bosque Demoníaco”. (Wendelin)

[Vuelo y Teletransporte] son los dos hechizos que he estado practicando intensamente últimamente.

De hecho, soy capaz de usar ambos hechizos a la vez, lo cual es bastante genial.

La magia del vuelo en este mundo es básicamente como la había imaginado al haber crecido con el manga, el anime y los videojuegos.

Sin embargo, la primera vez que probé a volar a gran velocidad me costó respirar porque el aire se me metía en la cara.

Desde entonces he aprendido a proteger mi cuerpo con una fina membrana de aire, y eso no ha vuelto a ocurrir.

Aunque todavía estoy practicando, en este momento puedo viajar a velocidades similares a las de un coche en la autopista.

El teletransporte, por otra parte, me permite viajar instantáneamente a cualquier punto que haya visitado previamente, siempre que recuerde registrar la ubicación en lo que es esencialmente un mapa mental detallado.

Así que, una vez que llegue al mar, debería ser posible, en teoría, volver cuando quiera, al instante.

Pero probablemente me estoy adelantando, ya que aún no he llegado al Bosque Demoníaco.

Hasta hace poco, no había tenido la oportunidad de registrar ubicaciones de teletransporte en ninguna otra región aparte de la que rodea directamente a mi casa.
Sin embargo, he dedicado una buena cantidad de tiempo en las últimas semanas para crear un mapa de registro de las Tierras Salvajes, que me permite moverme a voluntad dentro del Territorio del Caballero Baumeister, que cubre un área aproximadamente del tamaño de Hokkaido.

En este momento, he registrado gran parte de la zona ocupada por las Tierras Salvajes.

El Bosque Demoníaco representa aproximadamente el 25% de las Tierras Salvajes, así que las últimas semanas las he dedicado a registrar mil destinos potenciales de teletransporte en el 75% restante.

Evidentemente, registrar un punto no significa que haya colocado una señal física ni nada por el estilo.

Es más bien que anoto las coordenadas aproximadas del lugar en un mapa mental detallado, marcándolo como un lugar seguro para aterrizar potencialmente si necesito teletransportarme a la zona.

Para viajar con el teletransporte, sólo tengo que imaginarme las coordenadas y la ubicación aproximada del lugar donde quiero llegar mientras lanzo el hechizo.

A veces termino un poco lejos de donde quería estar, pero siempre es bastante fácil cubrir la distancia restante con [Vuelo].

Un hecho que se ha hecho cada vez más evidente en las últimas tres semanas es que las Tierras Salvajes son una mina de oro.

Hay innumerables parcelas que podrían cultivarse.

El control de inundaciones necesario podría gestionarse con relativa facilidad reutilizando los numerosos ríos que atraviesan el terreno.

Hay innumerables matorrales, bosques y selvas.

También hay numerosos yacimientos de piedras preciosas y gemas, minerales y menas que incluyen hierro, cobre, oro, plata, mitril y, en algunos puntos, oricalco.

Si se pudiera explotar, el Territorio del Caballero de Baumeister sería ascendido al menos a rango de marqués en un abrir y cerrar de ojos.

No sería descabellado decir que el territorio podría ser su propio reino pequeño e independiente si se desarrollara completamente.

Pero eso es una ilusión por ahora.

El reino está ocupado en el desarrollo de su región central y no se preocupa por su frontera sur.

Los nobles del sur están unidos bajo el Margrave Breithilde, pero estos nobles tienen sus propias tierras salvajes que dominar.

La conclusión es que, por ahora, es imposible reunir la mano de obra y los fondos necesarios para desarrollar las Tierras Salvajes.

Lo más probable es que estas tierras no se desarrollen hasta dentro de cientos de años.

Pero divago, por ahora puedo localizar fácilmente dos conejos en el momento en que llego.

También puedo asar y comer el pescado que pesque en los ríos y utilizar las vastas y vacías praderas para practicar nueva magia.

Más concretamente, puedo intentar una magia de batalla avanzada y poderosa.

No puedo imaginar un lugar mejor para estas actividades.

Puede que más adelante intente practicar aplicaciones especializadas de la magia de tierra.

Hace poco encontré una mina de oro y, con el mineral y el polvo de oro que había recogido, he estado practicando un hechizo que extrae el oro puro dejando atrás las impurezas y la escoria.

A continuación, utilizo otro hechizo para convertir el oro purificado en lingotes de oro.

El maestro llamó al hechizo que extrae el oro [Extracción] y al que lo reforma en lingotes [Recombinación].

Es magia básica que cualquier mago con aspiraciones en la alquimia debe dominar.

Una vez que un alquimista en ciernes domina estos fundamentos, puede eventualmente aprender a canalizar el maná en la plata para formar mitril.

Aparentemente se necesita mucho maná para crear una pequeña cantidad de mitril, por lo que el proceso no es terriblemente eficiente.

Aun así, sería un buen ejercicio para ampliar la capacidad de maná de una persona.

No soy el primer visitante de muchas partes de las Tierras Salvajes.

El primero en explorar muchas de estas áreas fue el ejército liderado por el Margrave Breithilde.

Estoy seguro de que al Margrave le habría gustado descubrir al menos una mina productiva, pero habría sido difícil enviar gente a hacer prospecciones en un lugar tan remoto.

Así que el Margrave dejó de lado su codicia en favor de llegar rápidamente al Bosque Demoníaco.

“Me pregunto qué secretos se esconden en un bosque tan profundo y oscuro…” (Wend)

Hoy por fin he podido ver por primera vez el Bosque Demoníaco.

Irradia inquietud y oscuridad incluso a plena luz del día.

Los cantos de pájaros de sonido ominoso y los rugidos de monstruos no identificados también se filtran en los alrededores.

Dudo que sea un buen lugar para que un niño de siete años explore solo.

“Bueno, no entraré hasta que crezca”. (Wend)

Aunque me he convertido en un mago fuerte y puedo mejorar mi fuerza física, hay una posibilidad real de que muera si me aventuro en el Bosque Demoníaco sin cuidado.

Puede que salga bien, pero no vale la pena arriesgar mi vida para averiguarlo.

Este mundo no es un juego. No hay un botón de continuar si muero.

Cuando sea un poco mayor, empezaré a trabajar de verdad en mi habilidad con la espada y otras artes marciales para que estén en forma para cuando crezca.

Algún día definitivamente vendré aquí con el teletransporte con vistas a una exploración adecuada.

Incluso alguien tan astuto y poderoso como el Maestro se vio superado por el enjambre de monstruos del Bosque Demoníaco.

Así que incluso si tuviera cuidado, no estoy seguro de poder atravesarlo con seguridad.

“Pero eso no significa que renuncie a ir al mar”. (Wend)

Pasé la siguiente semana explorando el Bosque Demoníaco desde el cielo, haciendo pases elevados por encima con [Vuelo] y espiando a través de la cubierta de los árboles usando magia de detección.

El camino más corto hacia el mar es directamente a través del Bosque Demoníaco, así que he intentado encontrar una ruta que no atraviese el territorio de ningún monstruo volador peligroso que pueda aventurarse por encima de las copas de los árboles.

Obviamente, si detectara un dragón o algo así, saldría de allí a toda prisa, pero estaba decidido a encontrar una ruta sin ningún depredador.

Como resultado, tras una semana de búsqueda, logré encontrar una estrecha ruta de vuelo a través del espacio aéreo sobre el Bosque Demoníaco.

Afortunadamente, los monstruos nunca abandonan su territorio, así que no tuve que preocuparme de que salieran del Bosque Demoníaco para atacarme.

Además, puedo volar una pizca más rápido que un dragón si realmente voy a toda velocidad, así que supuse que estaría a salvo, aunque me viera en apuros.

“¡Hay peces deliciosos en el mar! Y puedo crear mi propia sal”. (Wend)

Estoy harto de una sopa fina y ligeramente salada.

Aunque no pueda conseguir salsa de soja y miso, al menos puedo tener una comida con algo de sabor.

La costa tiene una gran cantidad de sal sin explotar.

Pensar en ello me entusiasma.

Grito “¡al mar!” y salgo disparado como un cohete.

Quemo una tonelada de maná y me lanzo a las alturas inexploradas a toda velocidad, haciendo lo posible por seguir la ruta “segura” que había trazado.

Unos minutos más tarde, me encuentro de pie en la orilla del mar, contemplando una vasta e interminable extensión de mar que desaparece en el horizonte.

“¡Lo he conseguido!” (Wendelin)

Este es un lugar que no ha sido tocado por la mano del hombre, con un agua cristalina que se desliza suavemente por una hermosa playa de arena.

Además, la costa y el mar no forman parte del territorio cercano de los monstruos, por lo que no pude percibir ninguna presencia amenazante con mi magia de detección.

Sin embargo, detecto varios peces grandes en el mar.

Tal vez algo como un tiburón.

Mientras me mantenga en las aguas poco profundas, no deberían ser una amenaza.

“Lo primero es lo primero… ¡hora de comer!” (Wendelin)

Rápidamente preparo un equipo de pesca, lo cebo con un poco de pan que llevaba conmigo y empiezo a pescar en una roca que sobresale de la playa de arena cerca de la línea de agua.

Los peces no son nada tímidos, así que incluso un pescador aficionado como yo puede sacarlos del agua con relativa facilidad.

En mi vida anterior era bastante capaz de cocinar para mí, así que tengo una idea aproximada de cómo preparar el pescado.

Primero utilizo [Evaluación], un hechizo que puede detectar si un objeto es venenoso, y descubro que mi captura es segura para comer.

Parece una caballa. Sin embargo, por precaución, lanzo [Antídoto] y me aseguro de cocinarlo bien a fuego lento antes de comerlo.

Incluso con nada más que agua de mar como condimento, disfruté mucho del pescado de agua salada a la parrilla por primera vez en mucho tiempo.

Los aldeanos a veces pescan peces que se parecen a las carpas y a los koi en los canales de riego del Territorio del Caballero de Baumeister, pero huelen a barro y, en general, son bastante poco apetecibles.

Después de comer dos pescados enteros me doy cuenta de que sigo teniendo hambre.

“Lo siguiente es el marisco, el cangrejo y la langosta”. (Wendelin)

En un estanque de marea cerca de donde había estado pescando puedo ver mariscos pegados a un afloramiento rocoso. Desde aquí puedo ver ostras, caracoles de concha de turbante y abulón.

Una vez que me acerco también observo que hay grandes langostas y cangrejos en las charcas.

Los recojo todos con facilidad.

Los atravieso con un pincho improvisado y los cocino al fuego.

Mientras se cocinan desprenden un aroma apetitoso y nostálgico.

“¡Delicioso!” (Wendelin)

Me atiborro de enormes bocados y finalmente, por primera vez en mucho tiempo, siento esa alegría única que sólo puede venir del mar.

Vastolord

Esta traducción fue realizada por Vastolord-sama (Lucho) para todos los queridos lectores/as, espero que disfruten de mis traducciones y de la web. Si mi trabajo es de su agrado, les pido que compartan en sus redes sociales, así de esta manera, me motivan a seguir con todo esto. Y no olviden comentar abajo. ¡Saludos cordiales!

Vastolord

Déjame tu correo y te mantendre informado cada vez que suba contenido!

Mis redes sociales!

navegación de capítulos

Comparte en tus redes sociales!
error: ¡No permitido!