Ir al contenido
Portada » Blog » Novelas Ligeras » Hachinan tte, Sore Wa Nai Deshou! » Hachinan Tte, Sore Wa Nai Deshou! Volumen 1 Capítulo 12

Hachinan Tte, Sore Wa Nai Deshou! Volumen 1 Capítulo 12

Capítulo 12 - Herencia del Maestro.

“Me niego a estar triste. Me alegro de que al final haya podido partir en paz, maestro”. (Wendelin)

Estoy decidido.

No hice ninguna tumba ni ningún otro marcador.

El Maestro dijo que no quería una tumba. Se conformaba con que alguien le recordara.

El Maestro era un huérfano sin parientes. Por eso, no hay nadie que se oponga a que herede sus posesiones.

Además, se supone que se está pudriendo en el Bosque Demoníaco, así que, aunque hubiera un heredero legal, dudo que arriesgara su vida para recuperar su bolsa mágica y otras posesiones.

Todo su maravilloso equipo se habría perdido para la eternidad.

Es cierto que el Maestro era un poderoso mago y un famoso aventurero antes de que el Margrave Breithilde lo contratara, así que sus posesiones probablemente valen una pequeña fortuna.

Supongo que un heredero legal podría intentar contratar a un aventurero para recuperarlo, pero las probabilidades de que alguien aceptara la petición eran prácticamente nulas.

Cualquier persona normal se daría por vencida, naturalmente.

Es decir, ni siquiera el Margrave Breithilde, que sufrió enormes pérdidas por la fallida expedición al Bosque Demoníaco, se molestó en intentar buscar la bolsa mágica del Maestro a pesar de que contenía las provisiones para todo el ejército.

“Vamos a echar un vistazo y ver qué tenemos… Espero que haya una herramienta mágica genial o algo así”. (Wendelin)

Toco el pequeño cristal de maná que está pegado al cordón de la bolsa y canalizo maná en él.

Al hacerlo, aparece en mi mente un inventario de todos los objetos de la bolsa.

Hay una carta del Maestro.

Abro rápidamente la bolsa mágica y recupero la carta.

En ella encuentro un inventario cuidadosamente escrito de todos los objetos de la bolsa mágica.

“Qué conveniente, estaba luchando con la larga lista proyectada en mi mente”. (Wendelin)

El Maestro escribe que, en lugar de degradar nuestros últimos momentos juntos con minucias, quería dejarme palabras de importancia.

Para ello, me dejó esta carta con algunas de las instrucciones más administrativas y otras formalidades.

También señala que esta *carta puede servir como prueba de la propiedad de la bolsa.


*(N/T Vastolord: pongo el contenido de la carta en cursiva y negrita para evitar confusiones).


“Incluso después de que realizáramos la equiparación de capacidades, tu reserva de maná siguió creciendo. No descuides nunca tu entrenamiento, incluso cuando alcances tu capacidad máxima. El contenido de esta bolsa es mi legado, que dejo a tu cuidado…” (Alfred)

Lo primero es el equipo, como las túnicas y los accesorios que el Maestro había reunido.

También estaba el báculo y la espada mágica que el Maestro utilizaba, así como un arco que disparaba flechas mágicas.

Finalmente, varios cuchillos hechos de oricalco y mitril.

El Maestro era realmente un aventurero sin comparación.

Todos sus accesorios tenían efectos mágicos y por lo tanto eran muy valiosos.

Lo siguiente eran las numerosas herramientas mágicas que poseía el Maestro.

Aproximadamente la mitad de ellas sólo podían ser utilizadas por los magos, pero la otra mitad eran artículos de uso general que podían alcanzar una suma considerable en el mercado.

“Hay una herramienta mágica que produce hielo y que podría utilizarse para mantener fríos mis alimentos perecederos”. (Alfred)

Parece un objeto mundano, pero el Maestro escribió que lo había encontrado en unas ruinas durante su época de aventurero.

Además de cazar monstruos para obtener carne y materiales y de recoger valiosos bienes comerciales en territorios de monstruos, los aventureros también exploran ruinas y mazmorras de la antigua civilización mágica; que, por alguna razón desconocida, siempre estaban infestadas de monstruos.

El objetivo de las incursiones en los calabozos es encontrar artefactos antiguos.

Sólo un puñado de aventureros puede realizar estas incursiones y sobrevivir.

En tiempos inmemoriales hubo una civilización mágica que destacó en la fabricación de herramientas mágicas, con una tecnología y una artesanía que superan con creces a los más grandes artesanos de hoy en día.

La exploración de ruinas y mazmorras a menudo proporciona valiosas reliquias mágicas dejadas por esa civilización, pero conlleva un nivel de riesgo extremo para la vida y la integridad física.

Debido a que las ruinas y los calabozos son tan peligrosos, no mucha gente consigue salir con vida, pero el Maestro había sobrevivido más de una vez durante sus días como aventurero.

“El hecho es que las probabilidades de éxito con un pequeño grupo compuesto exclusivamente por élites son exponencialmente mayores que yendo solo o con aficionados. Intenté decírselo al antiguo Margrave, pero…” (Alfred)

Inconscientemente, una sonrisa irónica se dibujó en mi boca.

Era como si pudiera escuchar al Maestro hablándome.

“El propósito de la expedición era reclamar nuevas tierras, lo que requiere el exterminio de todos y cada uno de los monstruos del territorio. Por ello, era necesario llevar un gran ejército. Aun así, no es de extrañar que fuéramos aniquilados. Disfrutamos de nuestras victorias iniciales, algunas de las cuales fueron sobre grandes enjambres de monstruos. Pero estas victorias engendraron arrogancia, y debido a esa arrogancia nos dejamos dividir y arrollar sumariamente. La totalidad de la derrota se evidencia en el escaso número de supervivientes”. (Alfred)

Y entre ellos, ni siquiera la mitad pudieron trabajar como soldados cuando regresaron.

Yo lo había visto con mis propios ojos.

Ahora que lo pienso, de entre los que sobrevivieron de nuestro Territorio del Caballero Baumeister, recuerdo haber visto a los que yo había ayudado en la agricultura y el cultivo encogidos como si tuvieran miedo de algo.

Estos supervivientes habían sido eximidos del reclutamiento militar tras su regreso.

Mi padre los eximió del reclutamiento después de su regreso.

Deben tener estrés postraumático.

“Intenté limitar el número de tropas al máximo, pero el Margrave se negó a escuchar razones. En su lugar, para mantener la moral de los soldados, instituimos un programa de incentivos que recompensaba a cada soldado en función de sus resultados de caza.” (Alfred)

Debido a que la fuerza era tan grande, lograron recolectar una cantidad sustancial de carne y materiales.

Estos materiales debían venderse a la vuelta del ejército para recuperar las recompensas pagadas a los soldados.

Por supuesto, la recompensa de cada soldado era proporcional al valor de los bienes que cada uno recogía.

Creían que un soldado con la billetera llena era menos propenso a ser imprudente ante el peligro.

En su lugar, elegiría retirarse para poder vivir y gastar el dinero que tanto le había costado ganar.

El Margrave Breithilde también compensaba a los soldados sólo por aceptar el despliegue.

El Margrave se sentía justificado en esto porque esperaba recuperar completamente el déficit creado con los ingresos creados por la venta de los materiales que se recogían.

Básicamente, esto dio lugar a un sistema en el que cada soldado recibía un salario de tamaño medio sólo por estar allí, y luego podía ganar una bonificación basada en incentivos que iban de pequeños a grandes dependiendo del número y la naturaleza de los monstruos que matara.

Por lo tanto, el Maestro envió a las tropas con la esperanza de que su codicia inherente los salvara.

Por desgracia, la teoría no se manifestó en la realidad.

En su lugar, los soldados se dejaron cegar por la promesa de grandes recompensas y decidieron seguir adelante hasta exterminar hasta el último monstruo del Bosque Demoníaco.

Este fallo de juicio los llevó rápidamente a la aniquilación.

“Además, la logística del ejército dependía en gran medida de mi bolsa mágica”. (Alfred)

La fuerza general de todo el ejército se vio materialmente incrementada por su mera presencia, aunque no estuviera en el frente.

Esto se debe a que las dificultades habituales que se derivan del transporte de suministros para 2.000 soldados se convirtieron en un problema.

Además, el Bosque Demoníaco albergaba montañas especialmente traicioneras, hostiles incluso para los estándares de los territorios vecinos.

Para atravesar estas montañas (que eran incluso más altas que el Monte Fuji), el ejército tenía que viajar unos 300 kilómetros a través de un terreno implacable.

Normalmente, el transporte de los recursos necesarios para mantener a un ejército de 2.000 personas a través de un entorno tan hostil, requeriría que el ejército redujera considerablemente la velocidad, lo que haría que el viaje durara varios meses.

Además, el Territorio del Caballero Baumeister, con una población de 800 habitantes, era la única tierra aliada cercana.

No había forma de que un territorio de ese tamaño pudiera reabastecer a 2.000 soldados.

Así que era imposible que el Territorio del Caballero de Baumeister proporcionara una ayuda significativa (aparte de las tropas que mi padre envió para reforzar el ejército del Margrave).

Por su carta, estaba claro que la comprensión retrospectiva del Maestro de que su plan había sido una locura le causó un profundo pesar.

Me pregunto por qué mi padre nunca me contó nada de esto.

Para aparentar que respondía a la llamada a las armas del Margrave, aunque la respuesta fuera sólo una forma de apaciguamiento, mi padre hizo que mi tío abuelo dirigiera un ejército de 100 soldados de Baumeister al Bosque Demoníaco para reforzar la fuerza principal del Margrave.

Sin embargo, este movimiento sólo creó más cadáveres.

“Quiero inculcarte todas las implicaciones de lo que he escrito. Esta bolsa mágica contiene toda la comida y los recursos que en su día se destinaron a abastecer al ejército completo de 2.000 hombres, compuesto por las fuerzas de Breithilde y Baumeister.” (Alfred)

Es una realización bastante alucinante.

Me pregunto cuán profunda es la bolsa mágica de un poderoso mago.

Que el Margrave Breithilde acumulara recursos para 2.000 soldados era un logro hercúleo en sí mismo, pero que la capacidad de maná del Maestro sea tan vasta que pueda almacenar una cantidad tan asombrosa, es un testimonio de la fuerza de la magia del Maestro.

“Supongo que te estás preguntando cuán grande es mi capacidad de maná”. (Alfred)

Me leyó la mente. Qué tropo tan cliché.

“Es suficiente para almacenar tres meses de comida y provisiones para 2.000 soldados, así que…” (Alfred)

La mayor parte de los recursos consistía en pan duro que había sido salado como salvaguarda contra el deterioro, galletas sin azúcar, carne salada y barriles de algo que puedo explicar más fácilmente como una especie de chucrut.

Incluso después de devanarme los sesos, no puedo ni empezar a entender cómo funciona esta bolsa mágica.

Dentro de una bolsa mágica, la magia desvía las leyes de la física.

No sólo puede almacenar mucho más de lo que debería una bolsa de su tamaño, sino que también detiene el tiempo para los objetos almacenados.

Por eso, el contenido de la bolsa mágica no ha envejecido ni un momento desde que se almacenó por primera vez.

Es gracias a bolsas mágicas como ésta que los ciudadanos de clase media acomodada de la capital, situada en el corazón del continente, pueden disfrutar de pescado fresco de la costa para cenar.

O al menos eso leí en un libro del estudio.

Sinceramente, tengo muchas ganas de crecer ya para poder salir de este territorio tan atrasado.

Lo siguiente son las armas y armaduras de reserva.

Son en su mayoría de hierro y bronce.

Al igual que las tiendas de repuesto, el equipo desprende un aire medieval.

El ejército también se ha preocupado por su suministro de agua fresca.

Por ello, la bolsa mágica del Maestro estaba llena de un montón de cantimploras de cuero llenas de agua potable.

Esto probablemente tenía el efecto añadido de aumentar la moral de los soldados. Hablando de moral, había mucho alcohol en esta bolsa, incluyendo tanto antisépticos para tratar las heridas como alcohol que tenía un propósito más recreativo.

Entre los ejemplos de este último se encuentran el vino producido en el Margraviato y una gran cantidad de licores destilados, de tipo brandy.

Por lo visto, hay enófilos en todos los mundos.

En mi vida anterior también solía beberlo todas las noches. Sin embargo, no era un bebedor empedernido.

Por supuesto, en este mundo había dejado de beber ya que no tenía forma de conseguir alcohol.

“Luego, está la gran cantidad de carne y materiales de monstruos, que el ejército recogió en el Bosque Demoníaco…” (Alfred)

La bolsa estaba llena de toneladas de botín y un montón de objetos preciosos.

Pero, aunque tenga todo este botín, no puedo hacer uso de él en mi estado actual.

Debería dejarlo en paz por ahora.

Después de todo, mientras permanezca en la bolsa mágica no se deteriorará.

“Por último, una gran cantidad de joyas, adornos, monedas de plata y de oro…” (Alfred)

Durante la expedición, el Margrave Breithilde había tenido la intención de hacer valer su peso como noble importante ofreciendo grandes recompensas a los soldados.

El Maestro había llevado el dinero de esas recompensas en su bolsa mágica.

La cantidad de dinero en la bolsa podía hacer que una persona se mareara.

“Sin embargo, no puedo usarlo en este momento”. (Wendelin)

No hay tiendas en este pueblo donde pueda ir de compras casualmente. Incluso si las hubiera, no puedo dejar que la gente sepa de la existencia de esta bolsa.

Por mucho que se preocupen por mí, siendo el octavo hijo y todo eso, ¿Qué haría mi familia si se enterara de que tengo tanto dinero?

En el peor de los casos, incluso podría suponer una amenaza para mi vida.

“Así que el contenido está prohibido hasta que haya crecido”. (Wendelin)

Tengo muchas ganas de ponerme la túnica y los accesorios del Maestro, que han sido infundidos con una poderosa magia, pero mi cuerpo aún tiene sólo seis años.

El problema es de tamaño, así que no tengo más remedio que esperar a que mi cuerpo crezca.

“Uf… Debería volver…” (Wendelin)

Guardé el equipo del maestro en la bolsa mágica y me dirigí a casa.

Vastolord

Esta traducción fue realizada por Vastolord-sama (Lucho) para todos los queridos lectores/as, espero que disfruten de mis traducciones y de la web. Si mi trabajo es de su agrado, les pido que compartan en sus redes sociales, así de esta manera, me motivan a seguir con todo esto. Y no olviden comentar abajo. ¡Saludos cordiales!

Vastolord

Déjame tu correo y te mantendre informado cada vez que suba contenido!

Mis redes sociales!

navegación de capítulos

Comparte en tus redes sociales!
error: ¡No permitido!